El tarot te revela malas noticias. ¿Y ahora qué?.

Infidelidades, muertes, despidos, enfermedades… ¿Qué pasa cuando la tirada de las cartas nos arroja alguna mala noticia?. ¿Cómo aceptarlo?

Ya hemos hablado antes sobre cómo el Tarot te ayuda a entender de alguna manera el origen de los problemas por los que estás atravesando y clarificar cuál es el camino correcto para enfrentarlo.

Como clarividentes tenemos un don especial que nos permite obtener información sobre el pasado de una persona, y predecir aquello que el tiempo aún tiene reservado del futuro; muchas veces son buenas noticias, pero, ¿qué pasa cuando no todas son buenas nuevas?.

No os mentiré, dar las malas noticias es realmente una de las situaciones más difíciles para un tarotista, pero debemos hacerlo porque la honestidad es fundamental para nosotras: de ello depende nuestra fiabilidad.

Recuerda que cuando acudes a una cartomante (tarotista) , generalmente es porque hay algo que te está incomodando, y lo primero que deseas es saber exactamente qué sucede y darle una solución inmediata, para poder mejorar tu espíritu y continuar con tu vida.

He decidido escribir sobre este tema para que puedas entender nuestro punto de vista cuando debemos darte una noticia adversa, una que no esperabas escuchar, pero que debes enfrentar con sabiduría y paciencia para que puedas llegar a la armonía que tanto deseas.

Afrontando lo adverso: el eterno dilema

Como os mencionaba antes, nuestro trabajo va más allá de ser una especie de guía espiritual (que por cierto, de guías espirituales podéis leer este artículo), interpretar las cartas para ti y darte aliento, para que te permitas afrontar tus problemas con entereza.

También debemos tener la capacidad de decirte si algo saldrá mal, porque de ello depende que confíes en nuestros servicios.

Cuando interpretamos los símbolos que aparecen en las cartas, nuestro mayor dilema es si estáis o no preparada para lo que las cartas dicen sobre tu vida. Existe un debate interminable sobre lo que debemos decir a nuestros clientes:

  • Un grupo cree que a veces es mejor omitir información para no herir susceptibilidades y no sugestionar a quienes nos buscan, dándoles la impresión errónea de que sus problemas son imposibles de resolver.
  • Otro grupo piensa que se debe decir absolutamente todo lo que aparezca en las cartas, para que sepan a lo que se están enfrentando y buscar soluciones efectivas, pero matizando en la medida de lo posible.

Ya te podrás imaginar cuál es mi opinión y postura. Mis clientes saben que la honestidad me caracteriza y es que, ¿quiénes somos para ocultar información a una persona que ha acudido a nosotros porque lo necesita?. Por eso aclaro siempre a mis clientes que en una lectura se pueden ver cosas desagradables y me aseguro de tener su permiso para decirlas.

¿El destino se puede cambiar?

¡A que todas os habéis hecho esta pregunta!. Y la verdad es que no hay respuestas definitivas porque cada una de nuestras acciones diarias pueden cambiar el curso de nuestro futuro.

  • Por un lado, como ya os decía, no somos quiénes para omitir información sobre lo que te compete, pero también está el riesgo real de que lo que te digamos te perturbe y te haga tomar decisiones equivocadas, basándote en lo desagradable de la situación y en cómo te sientas en ese momento.
  • Por el otro, decirte todo sin reservas podría hacer que te enfoques en la gravedad del asunto y te plantees cambiar tu posición actual.

Todo dependerá de cómo sepas afrontar tu realidad y manejar tus emociones, de manera que no te afecten tanto que caigas en depresión y termines por cometer errores que podrían costarte mucho. Siempre dependerá exclusivamente de ti el hecho de atreverte a superar esta etapa oscura, o huir y esconderte en una zona de confort.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here